#CómoSalimosDeEsta

foto: andina

Tras la presidencia del Congreso o del gobierno

Publicado: 2022-07-24

Estamos a pocas horas de la elección de la nueva mesa directiva del Congreso, y como siempre debe ser en la práctica política, los congresistas deben conversar, convenir y luego elegir la mejor alternativa para asumir la presidencia de uno de los tres poderes del Estado durante el siguiente periodo parlamentario.

Las dos principales responsabilidades de la mesa directiva son la dirección administrativa y de gestión económica y financiera del Congreso, y en segundo lugar, la dirección de los debates del Pleno, de la Comisión Permanente y de su Consejo Directivo.

Adicionalmente, la mesa directiva tiene las competencias para nombrar a los funcionarios de alto nivel del Parlamento a propuesta del Oficial Mayor, al menos eso es lo que indica su reglamento, y también autoriza la contratación de bienes y servicios y del personal que requieren para cumplir sus tareas legislativas.

Además, el presidente o presidenta del Congreso tiene que proponer ante el Pleno el cuadro de conformación de las comisiones parlamentarias dentro de los 5 días hábiles posteriores a su elección tomando en cuenta que todos los congresistas deben integrar las comisiones con un límite máximo de 5, y ninguno debe dejar de participar en por lo menos una comisión, con excepción de los integrantes de la mesa directiva quienes no pueden participar en ninguna, y obviamente, se entiende que estas comisiones del Congreso están conformadas de acuerdo a criterios de pluralidad, proporcionalidad y especialidad de sus integrantes, en lugar de arreglos y negociados tras bambalinas a cambio de favores, viajes de representación internacionales o votos para la mesa.

Pues bien, en estricto estas son las responsabilidades que deben cumplir con diligencia los que resulten elegidos este 26 de julio próximo, sin embargo, el camino para llegar a ocupar estos sillones es tan singular en un país tan precario en su representación política.

Y digo esto por una sencilla razón, si todos los peruanos estamos convencidos y creemos en la democracia como valor y como modelo de gobierno, entonces, debemos defender y proteger a las instituciones garantes de la democracia, esto significa que todos los peruanos debemos velar por mantener un adecuado equilibrio entre los tres poderes del Estado; eso no significa darles un cheque en blanco o permitirles hacer los que les venga en gana, sino que debemos apelar a los mecanismos constitucionales, legales y formales para exigirles que hagan bien su trabajo, de lo contrario, los mismos mecanismos de control entre ellos deben ser aplicados, defendidos y resguardados por todos los peruanos.

Por lo tanto, los congresistas deben entender, de una vez por todas, que su trabajo es velar por el respeto de la Constitución y las leyes, como claramente lo dice el artículo 102 de la Carta Magna, esto significa que todos deben respetar y velar por mantener nuestro régimen democrático, sin embargo, en las últimas horas lo que vemos parece ser una pugna por hacerse de la presidencia, pero no de la mesa directiva solamente, sino, por hacerse de la presidencia del ejecutivo prontamente, y solo ese propósito ya es un acto antidemocrático, un acto manifiestamente golpista para un país que todavía no termina de reponerse de las consecuencias de gobiernos impuestos por la fuerza de las armas y tanques en los siglos pasados o por la reciente toma del poder usando como trampolín la mesa directiva del Congreso y la influyente fuerza mediática de algunos medios como sucedió hace poco menos de dos años.

El último “compromiso de honor” suscrito por un grupo de congresistas que apoyan a la lista liderada por Lady Camones, donde expresamente manifiestan en su último párrafo un mecanismo de elección parlamentaria para la presidencia de la República, es a todas luces un testimonio concreto de lo que digo, por lo tanto, de darse lugar el quebrantamiento de la democracia endeble -pero democracia al fin- que tenemos, las consecuencias serán nefastas para todos, para la derecha, el centro y la izquierda, para el sector público y privado, para la capital y las regiones, un escenario así nos afecta a todos, y los únicos que sacarán provecho del caos y la anarquía serán las organizaciones criminales que siguen robando al Estado, que siguen dedicados al narcotráfico, al lavado de activos, al tráfico de tierras y otros crímenes que sí son los verdaderos males de un país que, a pesar de todo, trabaja intensamente para salir adelante gracias a la fuerza y esmero de los que no cumplen roles de representación política, tristemente.

Esto es: Tiempos de cambio, compártelo.

(1) Periodista

Publicado: El 24 de julio de 2022


Escrito por

Julio Navarro -Jucenaf

Periodista y luchador incansable contra la crisis de valores para construir un mundo mejor! JALCA para siempre! Aquí mi opinión personal.


Publicado en

Construyendo un Perú mejor

Elegir, actuar y transformar el entorno para incrementar su valor y generar felicidad y progreso es el deber que debemos cumplir cada día!