#CómoSalimosDeEsta

El Correo de la UNESCO: una ventana abierta sobre el mundo, XIX, 7/8, p. 6.

La paz y su mayor amenaza hoy

Publicado: 2022-07-03

En el acta fundacional de la UNESCO de 1966 existe una frase que, a pesar de que han transcurrido más de cincuenta años, sigue vigente en todo el mundo, la frase dice: “Puesto que las guerras nacen en la mente de los hombres es en la mente de los hombres donde deben erigirse los baluartes de la paz”, una frase que luego de la segunda guerra mundial tiene un mensaje potente para toda la humanidad, sin embargo, parece ser que no logró calar en la mente y la conciencia de todos nosotros, menos aún en la mente de muchos peruanos.


Pero para hablar de paz podemos citar al sociólogo noruego y experto en conflictos Johan Galtung quien decía que la paz surge como respuesta a tres tipos de violencia, la primera la denomina violencia directa y se refiere concretamente a las guerras como la que existe hoy entre Rusia y Ucrania, por lo que se puede entender la paz como la ausencia de guerras.

El segundo tipo es la violencia estructural, aquella que afecta a los seres humanos en un mediano y largo plazo, y aquí encontramos la pobreza, el hambre, la inseguridad humana, el desempleo, la discriminación, el racismo, la marginación y otros fenómenos sociales y económicos que impiden el desarrollo y crecimiento de una sociedad, por lo tanto, alcanzar la paz sería tener acceso a la justicia, a una verdadera democracia con bienestar, con libertad, con igualdad, con empleo digno; vivir en paz sería vivir en armonía y sin conflictos con los demás.

Y en tercer lugar se refiere a la violencia cultural, además, nos advierte que ésta es muy difícil de percibir o de identificar, se presenta disfrazada de realidad o normalidad, pero en el fondo trata de legitimar la violencia directa y la estructural, y no solo atenta contra la dignidad de las personas, sino que corrompe la moral de la sociedad, por lo tanto, para lograr la paz es necesario trabajar desde la educación en la construcción de una cultura de paz basada en una buena convivencia con valores y con respeto al prójimo, a las normas y leyes, a los derechos humanos y a nuestra casa grande, a la naturaleza.

Por supuesto que esto no es una tarea fácil, además, nos involucra absolutamente a todos, sin embargo, el Estado tiene un rol relevante que cumplir, por lo tanto, para evitar que la violencia destruya nuestro tejido social es necesario que todos los componentes del Estado tengan la fuerza o institucionalidad necesaria para cobijar a todas las comunidades que la conforman, garantizando el orden y procurando el bien hacer de todos los que formamos parte de un país que se gobierna a sí mismo a través de una democracia que se sostiene en el equilibrio de sus tres poderes: el ejecutivo, legislativo y judicial.

Y aquí me detengo para advertir una grave amenaza para el país, en las últimas semanas el poder legislativo está quebrando este equilibrio, no solo por el asedio constante al ejecutivo, sino porque ya tiene en ciernes una posible toma del gobierno por la fuerza de los votos de una mayoría simple de legisladores incapaces de argumentar con sensatez sus decisiones ni de advertir el mal que le hacen al país.

Pero eso no basta, porque tenemos un poder legislativo que también está interviniendo en las competencias del poder judicial a través del blindaje nefasto que vienen haciendo, sin vergüenza alguna, al archivar evidentes casos que merecen ser investigados en el sistema judicial, lo que prácticamente los convierte en jueces y fiscales de facto al negar toda posibilidad de llegar a la verdad, por ejemplo, sobre la muerte de Inti Sotelo y Bryam Pintado y otros casos que involucran a exfuncionarios públicos vinculados a casos de corrupción emblemáticos.

Les pregunto a ustedes: ¿Acaso estos hechos no constituyen el tipo de violencia cultural que describe Galtung? ¿Acaso estos hechos no se vienen sucediendo uno tras otro y la sociedad los toma como parte de la realidad y los asume como si fuera el proceder normal de la clase política? ¿Acaso estos hechos no son una amenaza directa al equilibrio de poderes que debe tener toda democracia?

Por eso, reitero mi advertencia sobre la grave amenaza que acecha a nuestro país, estamos a poco de perder nuestra democracia para dar lugar a un modelo de gobierno probablemente dictatorial que quiere utilizar como pretexto la incapacidad de gestión y la corrupción para hacerse del poder, sin embargo, no se dan cuenta de la grave amenaza que esto significa para la paz de todos los peruanos, lo que lamentablemente podría suceder es un conflicto social interno sin precedentes, y como siempre, los más afectados serán los más desfavorecidos, los que se encuentran en medio de esta lucha de poderes legítimos, poderes de facto y poderes del crimen, tristemente.

Esto es: Tiempos de cambio, compártelo.

(1) Periodista

Publicado: El 03 de julio de 2022


Escrito por

Julio Navarro -Jucenaf

Periodista y luchador incansable contra la crisis de valores para construir un mundo mejor! JALCA para siempre! Aquí mi opinión personal.


Publicado en

Construyendo un Perú mejor

Elegir, actuar y transformar el entorno para incrementar su valor y generar felicidad y progreso es el deber que debemos cumplir cada día!