orgullosa por siempre

Riesgo de desalojo de nuestro acervo histórico

Por: Julio C. Navarro Falconí (1)

Publicado: 2022-05-22

¿Alguna vez han oído sobre el Archivo General de la Nación? Probablemente muchos de ustedes no tienen una idea clara de lo que podemos encontrar en esta institución responsable de custodiar y proteger el patrimonio documental de nuestro país.

En este singular lugar permanecen, desde 1942, más de 150 millones de documentos que constituyen la memoria escrita de nuestra vida colonial y republicana, además de los registros notariales y judiciales que han sucedido a lo largo de nuestra historia, todo este acervo de manuscritos, escrituras, libros, cuadernos, mapas y demás documentos originales descansan medianamente protegidos y resguardados en parte del primer piso y sótanos del palacio de justicia en el centro de Lima, constituyéndose en el mayor repositorio documental del país.

Sin embargo, esta semana nos acabamos de enterar que el poder judicial ha dispuesto el desalojo de todos estos documentos luego de 20 años de acciones legales que finalmente lograron desconocer que el poder judicial y el archivo general son copropietarios del palacio de justicia, por lo tanto, es muy probable que en los próximos días veamos un traslado improvisado y sin cumplir los procedimientos necesarios para preservar estos tesoros de nuestra historia.

Este es el país que hemos construido en las últimas décadas, un país donde la educación, la cultura y su patrimonio no tienen importancia, somos un país de 33 millones de peruanos que vivimos por inercia, un país que, a pesar de cumplir 200 años de vida independiente, sigue atado al mal de la ignorancia, a una especie de ceguera crónica que nos obliga a andar como parte de un rebaño, como decía José Ingenieros en El hombre mediocre.

Una sociedad que no valora su historia, que no cuida y protege su cultura, que no entiende el verdadero valor de la justicia, que mira con desprecio su patrimonio, siempre estará condenada a la miseria, no solo a aquella que causa el hambre, también a aquella que impide que cultive su mente y sus emociones, involucionando como especie humana.

Seguro que en los próximos días trataremos de resolver a última hora lo que debimos hacer hace muchos años, seguramente encontraremos una medida temporal, un hangar en algún lugar, porque los peruanos somos creativos y encontramos soluciones baratas a nuestros problemas, y así, la informalidad y la improvisación se abrirán paso si hay buenas intenciones, de lo contrario, el robo, el tráfico de documentos y la sobrevaloración tratarán de aprovecharse de esta situación de emergencia que enfrentamos.

Estaremos atentos a lo que suceda en los próximos días, el gobierno no puede soslayar la imperiosa necesidad de contar, de una vez por todas, con una gran sede que albergue el testimonio escrito de nuestra historia, con espacios suficientes para su restauración, conservación, estudios y puesta en valor, así como para garantizar el acceso seguro de toda la humanidad.

Y el poder judicial tampoco puede ignorar el riesgo que significa ejecutar su última medida dispuesta por sus juzgados, pareciera que en estos tiempos tienen una mayor preocupación por hacerse de más espacios para seguir acumulando papeles y expedientes, en lugar de apostar por una verdadera transformación de la administración de justicia que reemplace el papel por los expedientes electrónicos, por decir lo menos.

Esto es: Tiempos de cambio, compártelo.

(1) Periodista

Publicado: El 22 de mayo de 2022


Escrito por

Julio Navarro -Jucenaf

Periodista y luchador incansable contra la crisis de valores para construir un mundo mejor! JALCA para siempre! Aquí mi opinión personal.


Publicado en

Construyendo un Perú mejor

Elegir, actuar y transformar el entorno para incrementar su valor y generar felicidad y progreso es el deber que debemos cumplir cada día!