VacúnateYa!

La elección es cada día

Publicado: 2021-05-30

Allí estaba él, frente a su pantalla, con los brazos y piernas distendidos, casi inmóvil, con el control remoto en una mano y con el pulgar sube o baja el volúmen y cambia de canal mecánicamente. Mientras, su atención, su mirada, sus sentidos, se someten a las imágenes, voces y rostros que -con afán- le dicen descaradamente cómo pensar, qué sentir, cómo actuar.

Imágenes y voces que le crean angustia, miedo y preocupaciones, y a la vez, apagan su razón, hasta que él mismo balbucea esos mensajes a baja voz, inconsciente, sin juicio propio, y sin razón.

De pronto siente hambre, se levanta de la cama, se pone sus pantuflas y va a la cocina por café, un par de tostadas con margarina light, y se sienta en la mesa, al lado ve el periódico del día, su atención nuevamente es atrapada por la portada, sin darse cuenta en su mente se correlaciona con las imágenes que vió en el televisor de su habitación.

No se resiste y revisa tranquilamente cada página, cada imagen, cada titular y su bajada, cada columna de opinión. Y mientras bebe su café, nuevamente siente preocupación, miedo y bronca otra vez.

“Esta gente son los que joden el país”, se dice a sí mismo en voz alta. Y coge su celular para revisar las redes, y otra vez, los mismos mensajes, los mismos prejuicios, la misma sensación de miedo y bronca le eriza la piel.

“Otro domingo nublado”, dice, moviendo la cabeza y mirando hacia su jardín donde está el jardinero que llegó temprano con sus tijeras, su bicicleta y los costales de rafia para llevarse el pasto cortado cuando acabe su primera jornada del día. Lo ve trabajando con prisa, seguro tiene que acabar pronto para atender a otros clientes pendientes para ese domingo.

De pronto, el lavacarros toca el timbre, y él le abre la puerta, le da la llave del auto y 20 soles para que lo lave por dentro y por fuera, porque el lunes tiene un desayuno de trabajo y tiene que ir bien.

Y así transcurren los domingos, el día de descanso de aquel que gracias a su propio esfuerzo, a sus recursos y buenas relaciones ahora “vive bien”, aunque insatisfecho porque su lista de deseos no se han cumplido a plenitud, pero así es, la vida continúa igual para él, también para el jardinero, para el lavacarros, para ti y para mí.

La vida que tenemos es lo que cada uno de nosotros hacemos de lunes a viernes, y sábados y domingos, y así será mañana, la otra semana, y el siguiente mes, porque nuestra vida continúa. Y porque somos el resultado de lo que hacemos. Si hoy obramos bien, estaremos bien, si obramos mal, tendremos que pagar las consecuencias.

Por eso, vivir con miedo y odio es una elección que depende únicamente de nosotros, y ser felices con lo que tenemos es también una elección que depende de nosotros.

Así que tú eliges, o el miedo o la libertad, el odio o la felicidad, el bien o el mal. Recuerda que ese es el reto que la vida le pone al hombre o mujer libre cada mañana. De esa elección diaria depende el hoy y el futuro del país.

(1) Periodista

Publicado: El 30 de mayo de 2021


Escrito por

Julio Navarro -Jucenaf

Periodista y luchador incansable contra la crisis de valores para construir un mundo mejor! JALCA para siempre! Aquí mi opinión personal.


Publicado en

Construyendo un Perú mejor

Elegir, actuar y transformar el entorno para incrementar su valor y generar felicidad y progreso es el deber que debemos cumplir cada día!