#SinCienciaNoHayFuturo

El poder y la ignorancia

Por: Julio C. Navarro Falconí (1)

Publicado: 2020-11-22

Tener poder es tener la facultad de lograr algo, y la ignorancia es la carencia de cultura y conocimientos. 

En los últimos días hemos sido testigos del peligro que representa para un país cuando el ejercicio del poder y la ignorancia se juntan, esta perversa combinación generó una reacción en cadena que detonó en lo que denomino como la revolución de la moral.

Las consecuencias de la mezcla del poder con la ignorancia despertó a los jóvenes y los sacó a las calles, alzando su voz como legítimo derecho, para que muy pronto descubrieran también que el poder emana del pueblo, por lo tanto, concentra la fuerza suficiente para neutralizar e impedir el uso indebido, indiscriminado y abusivo del poder.

En una semana lograron revertir el daño que, durante los últimos veinte años, ha venido afectando de manera sostenida, a la democracia y la gobernabilidad en el país. 

La corrupción, la inseguridad humana, la desigualdad y la precariedad en educación, salud y justicia son las consecuencias de las políticas públicas aplicadas por los cuatro gobiernos democráticos que sucedieron a la dictadura del Fujimorismo.

Han sido 20 años donde la democracia y el ejercicio del poder fueron confiados a los partidos políticos de siempre, con los mismos líderes políticos, y con procesos electorales donde prima la repartija y el reacomodo de cargos y puestos en los tres poderes del Estado y en los tres niveles de gobierno, para sacarle el mejor provecho en lugar de ponerse al servicio de la sociedad y realmente promover el bien común. Aunque encontramos pocas y honrosas excepciones.

Hoy los jóvenes se han dado cuenta que tienen el poder, han sacado a Merino del Palacio de Gobierno, y con él salió Antero Flores Aráoz y lo que representa para la política tradicional.

Es decir, los jóvenes ya han tomado conciencia del poder que tienen, jóvenes que también tienen claro qué es lo que quieren que no se repita, y también han identificado claramente a quiénes no quieren de vuelta en la política. 

Los jóvenes han vivido, en sus voces, en sus manos y en sus redes, el uso del poder; han sentido la adrenalina, el miedo, la indignación, la pasión, la solidaridad, el espíritu de cuerpo, el cansancio con causa, el sacrificio por el bien común; han vivido la política en su esencia.

Pero aquí cabe una advertencia, porque el ejercicio del poder es adictivo, por lo tanto, deben tener en cuenta lo que digo al inicio, el poder y la ignorancia juntos se convierten en una bomba destructiva para la sociedad y la democracia.

Por eso, lo que se necesita a continuación es que los jóvenes no renuncien a su protagonismo, que sigan vigilantes y atentos a lo que sucederá en las próximas elecciones, pero de fondo, debemos corregir y mejorar las reglas de juego de nuestra moral, para eso es inminente una reforma constitucional, pero no será suficiente si la cultura, la educación y la ciencia se mantienen en el ostracismo, en el olvido, o como privilegio de unos cuantos.

El progreso y el crecimiento económico del Perú debe ser el resultado de una sociedad más justa, altruista, culta, libre y solidaria, y no al revés, como se dice y repite tantas veces.

Los jóvenes de hoy exigen un verdadero cambio en las formas de hacer política, en las reglas de la política, y un cambio también de políticos, de nuevos protagonistas que no sólo reciten a Vallejo y que transmiten sabiduría, sino, que asuman con responsabilidad el desafío de refundar el Perú de la mano con la generación del Bicentenario.

Esto es tiempos de cambio, compártelo.

(1) Periodista / Docente universitario

Publicado: El 22 de noviembre de 2020


Escrito por

Julio Navarro -Jucenaf

Periodista y luchador incansable contra la crisis de valores para construir un mundo mejor! JALCA para siempre! Aquí mi opinión personal.


Publicado en

Construyendo un Perú mejor

Elegir, actuar y transformar el entorno para incrementar su valor y generar felicidad y progreso es el deber que debemos cumplir cada día!